Foto de luces girando

Lo que he aprendido sobre hacer trabajos significativos

Trabajar para uno mismo es algo aterrador, lo entiendo.

Cuando trabajas para otra persona, es fácil culpar de las fallas o frustraciones a alguién mas, a la empresa, a tu jefe o incluso a los clientes con los que te ves obligado a tratar.
Pero cuando trabajas solo, todo depende de ti.

El trabajo por cuenta propia es el último experimento de vida, completo con un número incontable de variables que vienen con grandes cantidades de miedo y desafíos.

No estamos contentos con el statu quo y sentimos la necesidad de modificarlo. Innovar. Hacer algo nuevo.

He estado en este camino durante más de 8 años, principalmente haciendo sitios web, pero también comencé varios otros negocios que fracasaron por completo. También comencé negocios que funcionaron bien, pero terminé cerrándolos: es sorprendente lo fácil que es construir un negocio, y luego no es culpa de nadie más que de ti, por diferentes razones, no hay una fórmula mágica.

En el camino, aprendí algunas cosas, no solo sobre trabajar bien para uno mismo, sino también sobre cómo podría disfrutar trabajando para mí mismo.

Esto es lo que he aprendido:

Solo empieza. No pienses demasiado en comenzar algo o podrías convencerte de no hacerlo. A veces tus ideas pueden ser horribles y no funcionar. Por eso es importante comenzar con pequeños pasos (con poco o ningún dinero en juego). Cada gran idea se puede reducir a una más pequeña, como un prototipo. Comienza allí y comienza ahora.

Empecé a hacer sitios web pensar mucho en ello. Al principio lo abordé desde el punto de vista de que era solo un pequeño proyecto divertido, solo para mí. No sabía mucho sobre diseño gráfico o lenguajes de programación web, y si realmente lo hubiera pensado, probablemente no lo habría hecho. Ahora tengo una cartera de clientes no muy grande, pero significativa, no se trata de cantidad sino de calidad.

Experimenta

Me gusta enmarcar mis ideas de negocios como experimentos (no se requiere bata de laboratorio). Hago esto porque los experimentos no fallan, simplemente muestran resultados. A veces, esos resultados son excelentes y te indican la dirección hacia cosas más grandes y mejores. A veces simplemente te muestran qué idea no vale la pena seguir.

Lo principal, en cualquiera de los escenarios, es no centrarse en los resultados, sino centrarse en el trabajo en cuestión. El Bhagavad Gita (un antiguo texto yóguico) dice algo similar: que no tenemos derecho a los frutos de nuestro trabajo, sino solo al trabajo mismo. Este es un concepto un poco embriagador, pero comprenderlo evita que te sientas con derecho (lo que siempre conduce a cosas malas).

Haz tu propio camino

No hay garantía de éxito en los negocios, no hay una única receta. Entonces, aunque parezca atractivo o más fácil imitar algún negocio que tiene éxito en tu nicho, hacerlo no garantizará el éxito.

Y aun así, puede que tengas éxito en los términos de otra persona en lugar de los tuyos. Como no es algo seguro de ninguna manera, ¿por qué no hacer las cosas a tu manera? Te garantizo que también será mucho más significativo.

Estar

Cuando comienzas a trabajar por tu cuenta, es genial (y divertido) tener sueños, metas, planes para el futuro y cuándo podrías triunfar. Pero lo que es más importante es tener un enfoque claro en lo que está directamente frente a ti, lo cual, en la mayoría de los casos, es un trabajo duro.
Cuanto más presente puedas estar haciendo el trabajo real, más trabajo real realizarás. Como dije anteriormente, cuanto más nos centremos en el trabajo y menos en los resultados de ese trabajo, mejor será el trabajo. Necesitamos salir de nuestras propias cabezas a veces y simplemente hacer el trabajo que tenemos por delante.

He arruinado productos quedándome atrapado en un bucle sin fin tratando de mejorarlos. Hasta que llegué a un punto en el que estaba tan frustrado porque no era perfecto que me faltó el impulso para empujarlo hacia el lanzamiento.

Sacar algo, cualquier cosa, por la puerta es la parte más importante.

Deja de juzgar, deja de comparar

Somos horribles en multitarea. Sí, estoy hablando contigo amigo, la persona que piensa que es increíble en eso. También me hablo a mí mismo, porque cada vez que dejo las redes sociales abiertas o el app de música porque creo que puedo hacer un trabajo real y mantenerme al día con las actualizaciones de estado y los retweets y bla, bla, todo al mismo tiempo.

Esta multitarea, en una de las peores formas, aparece como juicio y comparación. Navegamos por Internet para ver lo que hacen otras personas y poder juzgar nuestro trabajo comparándolo con el de ellos. Si están más avanzados que nosotros, nos decimos a nosotros mismos que nunca llegaremos a donde están. Y esto nos impide empezar o seguir lo nuestro.

No existe una verdadera comparación porque todos son diferentes en términos de los valores que mantienen en su trabajo y, lo que es más importante, todos se encuentran en un lugar diferente en su camino.

También nos juzgamos a nosotros mismos, a menudo con demasiada dureza. Necesitamos desenamorarnos de nuestro crítico interno, porque rara vez, si es que alguna vez, nos sirve.

Piezas pequeñas

Si alguien me dijera «¡escribe un libro!», me congelaría y me abrumaría. Pensaría que es un proyecto demasiado grande para pensarlo en su totalidad. Pero si lo divido en esquemas, capítulos, ideas individuales, entonces es manejable. Si me concentro en una idea o capítulo a la vez, parece factible.

Lo mismo se aplica a las listas de tareas: si puedes separarlas en tareas fáciles de realizar cada día, te sentirás mejor contigo mismo y, por lo tanto, notarás el avance y tendrás más energía para seguir haciendo tu trabajo.

El ajetreo no es igual a la productividad

No se entregan insignias por la larga semana laboral, y si las hubiera, habría obtenido algunas (en mis primeros días, solía trabajar de 60 a 80 horas a la semana), pero no habrían valido la pena.

Luego me di cuenta de que no necesitaba trabajar tantas horas porque realmente no tenía una buena razón para hacerlo. No estaba tratando de ganar la mayor cantidad de dinero o trabajar hasta morir (o al menos enfermarme), así que me detuve.

En cambio, comencé a concentrarme en cómo podía hacer mi trabajo de la manera más eficiente, de modo que luego tuviera la libertad de hacer otras cosas que me gustan, como cocinar, pasar tiempo con mi familia o viajar.

Trabaje de forma más inteligente, no más. Y la mejor parte es que cuanto más presente y concentrado esté, más rápido se hace el trabajo.

Tus intenciones brillan (incluso si no quieres que lo hagan)

Cualesquiera que sean nuestras intenciones, son evidentes para los demás porque somos malos mintiendo. Y a veces nos estamos mintiendo a nosotros mismos.

Esta es la razón por la que los argumentos de venta suenan como argumentos de venta. Esta es la razón por la cual la mayoría de los comerciales son inmediatamente identificables como comerciales y no como programas de televisión cortos.

Podemos ver de manera innata lo que la otra persona realmente busca, solo vender algo. Entonces, ¿por qué no estar detrás de algo bueno? De esa manera, cuando las personas vean lo que realmente buscan, estarán felices por eso, en lugar de enojarse o decepcionarse.

Cada vez que me va bien con mi trabajo, es porque estoy enfocado en ayudar a alguien o estaba emocionado de colaborar, en lugar de solo querer ganar dinero con ellos. Es una manera más fácil y mejor de hacer las cosas que termina siempre “rindiendo frutos” favorablemente.

Lo más importante que he aprendido es que el mejor consejo es escucharte a ti mismo. Todo el mundo tiene una opinión sobre trabajar para uno mismo (incluido yo mismo, obviamente) y, aunque todo tiene buenas intenciones, nada reemplaza a confiar en tu propio instinto.

Ningún artista dijo nunca: «Bueno, acabo de pintar mi obra maestra…»

No hay un punto final (¿excepto tal vez la muerte?). Siempre hay que aprender a hacer y el crecimiento que puede suceder.

Aprendo cosas nuevas todos los días sobre lo que hago, y estoy agradecido por ello.

Foto de portada por Jakub Novacek

1 comentario en «Lo que he aprendido sobre hacer trabajos significativos»

  1. Ariel

    El trabajo por cuenta propia es el último experimento de vida, completo con un número incontable de variables que vienen con grandes cantidades de miedo y desafíos

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.